profiles - 4 mins de lectura

Gianluca Priori: «La máxima preocupación que puede caber en la mente de nuestros huéspedes es la de disfrutar del entorno que les rodea»

Gianluca Priori, General Manager de Jumeirah Port Soller & Spa.

Defina en una palabra la esencia de su hotel.

Inspiración.

Cuéntenos en qué se inspiraron para crear un lugar tan mágico en el que se ha convertido Jumeirah Port Soller Hotel & Spa.

En las sensaciones que crea la combinación de la Serra de Tramuntana y el Mediterráneo. Nos sentimos muy privilegiados de la ubicación en la que estamos. Es difícil no sentirse inspirado en cualquier rincón del hotel.

Los parajes que nos rodean son realmente impresionantes. Invitan a sumergirse en el ambiente. El olor de los naranjos, la brisa mediterránea, la calidez del sol… es un lugar que despierta todos los sentidos.

A grandes rasgos, ¿qué experiencia vivirá un cliente que se aloje en el hotel?

La máxima preocupación que puede caber en la mente de nuestros huéspedes es la de disfrutar del entorno que les rodea. Contamos con un equipo que da lo mejor de sí mismo para crear estancias que superen las expectativas. Se encargan de personalizar su experiencia desde su llegada, de conocerle, cuáles son sus gustos, deseos, que quieren experimentar durante su estancia, y consiguen que se sientan conectados con esta zona de Mallorca.

Dado que el hotel se sitúa en lo alto de un espectacular acantilado, ¿qué dificultades conllevó instalarse en una ubicación tan privilegiada como la suya?

En los años 60 existía aquí un hotel llamado Atalaya Club. Tenemos fotos del antiguo establecimiento expuestas en nuestro “Pasillo Azul”, nos gusta enseñar de dónde venimos.

Hoy en día, una construcción en este lugar sería impensable. Fue un trabajo muy complejo reedificar el espacio respetando el entorno y asegurándonos de minimizar el impacto ambiental.
Hasta 2012, se habían empezado muchos proyectos que nunca finalizaban debido a la complejidad del trabajo. Jumeirah Hotels & Resorts identificó el potencial del espacio e invirtió el tiempo necesario para que el proyecto saliese adelante.

El hotel está ubicado en uno de los lugares más idílicos de nuestra geografía: la isla de Mallorca. ¿A qué lugar de esta isla le gusta escaparse en su tiempo libre?

Sin duda al Torrent des Pareis. Es lo más parecido al paraíso en la tierra que he visto. Además, el trayecto es toda una aventura y un espectáculo visual. Se accede a través de una estrecha carretera que serpentea las montañas de la Serra de Tramuntana hasta desembocar en el mar.

El hotel transmite pura tranquilidad y cuenta con un gran spa parecido al que se encuentra en el Madinat Jumeirah de Dubai que ha recibido diversos reconocimientos. ¿Por qué se caracteriza esta zona de spa?

Nuestro Talise Spa también ha sido galardonado en varias ocasiones, en concreto, 2020 fue el 5º año consecutivo en que recibimos el premio al Mejor Spa de lujo en España por los World Spa Awards.

Contar con estas instalaciones es algo exclusivo. 2.000m2 de circuito termal con salas de tratamientos que son una autentica experiencia de bienestar y redescubrimiento personal.

Recientemente, hemos incorporado la línea Sodashi a nuestro menú de tratamientos. Somos el único hotel de España en tenerla. Se trata de una línea vegana de Australia que transmite nuestro deseo de reconectar con la naturaleza y los elementos primarios.

Fotografía de Gianluca Priori, General Manager de Jumeirah Port Soller & Spa.

Hablemos de gastronomía, el hotel cuenta con 3 restaurantes, dos de ellos de inspiración mediterránea y mallorquina ¿Qué menú elegiría para celebrar un día muy especial?

Sin duda una paella de marisco en Cap Roig Brasseire, es una auténtica delicia, por no hablar de las vistas y el entorno.
Cap Roig es nuestro restaurante más representativo, nuestro objetivo es que sea la mejor marisquería de la isla. Para ello, estamos trabajando en un concepto “del Mediterráneo a la mesa”.

Por otro lado, Sunset Lounge es la opción internacional y disentida de nuestra gastronomía. Presenta una cocina de inspiración Nikkei, fusión asiático-peruana, elaborada con productos locales de la mejor calidad y animado por una amplia coctelería.

Por último, Es Fanals By Javier Soriano, es nuestro restaurante de autor. En él, se presenta la gastronomía mallorquina a través de un menú que relata la tradición de esta isla. Nuestro chef, cambia los menús adaptándose a la temporada, de manera que cada visita nos descubre una historia distinta.

¿Cómo cree que será el turista de los próximos años?

El nuevo turista va a exigir unos estándares tecnológicos y de sostenibilidad muy altos. Seguramente priorice la flexibilidad al precio y tenga predilección por los espacios naturales y tranquilos.

Pero, además de las tendencias que podemos identificar, el nuevo turista será quién nosotros elijamos. Lo positivo que ha traído esta situación al sector de la hostelería es que nos hemos visto obligados a parar. Ha sido un tiempo de mucha reflexión en el que hemos podido pensar en cómo ha sido la industria del turismo hasta ahora, donde queremos que vaya y como individualmente podemos tener un impacto en este objetivo. Está en nuestras manos decidir el tipo de turismo que queremos atraer en nuestros establecimientos y comprometernos en que todo lo que hacemos sea con ese objetivo.

¿Si usted fuera un huésped, que es lo que más le gustaría del hotel?

La piscina infinita es uno de los lugares que más admiran nuestros huéspedes, así como las experiencias gastronómicas. Pero, Jumeirah Port Soller es un lugar que te reta a poner en valor tus prioridades, a redescubrirte y a conectar el entorno que te rodea en el momento presente. Ese sentimiento de inspiración sería lo que más destacaría.

Y, por último, ¿por qué Mallorca?

Viajar es algo muy especial, no tiene nada que ver con cuantos sitios podemos decir que conocemos o con engrosar nuestra lista de destinos visitados. La magia de viajar reside en quién eres o en quién te conviertes cuando estás allí.

Esta es una época marcada por el valor de las experiencias. Lo más importante que nos puede aportar un viaje, en este sentido, es como nos sentimos. Y Mallorca hace que te sientas libre.